Dime quién eres tú.
¿Eres quizá dolor,
pues con citar tu nombre
vuelve ancestral temor
del mundo pecador
y se estremece el hombre?
Dime quién eres tú.
¿Eres acaso amor?.
¿Eres suave susurro de arroyuelo,
sauce florido, ave que en su vuelo
agita la alegría y el consuelo
con celestial fervor?.



Dime quién eres tú,
que sufriste el dolor
en el cuerpo de un hombre,
entregando tu amor,
humillando tu nombre.
Dime quién eres tú.
¿Eres Dios, el Señor
que ilumina en su lumbre
a la pálida flor,
a la más alta cumbre?.



Dime quién eres tú.
¿Acaso fuiste un hombre?.
¡Qué grande fue tu vida en este suelo!,
en un abrazo uniste tierra y cielo
llevándonos a Dios en raudo vuelo
como el mejor pastor.
Dime quién eres tú.
¿Eres el creador?.
Si eres Dios, es tan grande tu bondad
que te hiciste hombre, humilde en tu deidad,
y has venido a legarnos la verdad
en un dulce fervor.


Emma Margarita R.A.-Valdés         


Reservados todos los Derechos de Autor.
Prohibida la reproducción sin expreso consentimiento.
email de la Autora: emmarav@teleline.es







Música: Espíritu de Dios vivo.